8 oct. 2011

Cómo pintar un mural y no morir en el intento

Hola a todos!! 
Siento la ausencia, últimamente no me alcanza el tiempo para actualizar...
Hoy os traigo algo que llevaba años aparcado en mi lista de proyectos: pintar un mural en mi habitación.
Un poco porque no tenía claro qué dibujo quería, otro poco porque nunca había hecho algo parecido, y sobre todo porque a mi padre no le hacía gracia la idea y no daba su brazo a torcer... Pero bueno, con un poco de chantaje de mi parte y la ayuda de una amiga con mucho poder de persuasión, resultó bastante fácil hacerlo cambiar de idea. Así que, si lees esto, gracias por convencerlo Soraya!! ;)

Y bueno, sin más preámbulos, os dejo con un pequeño tutorial paso a paso de cómo lo hice. Espero que os guste!! Como siempre, clic sobre las imágenes para ampliarlas.

El primer paso fue elegir la pared a pintar. Yo escogí esta porque quería que el dibujo hiciera esquina y aprovechar esa columna fea para algo menos feo. Lo siguiente fue limpiarla con una esponja y detergente.
A continuación realicé el boceto a lápiz. En mi caso el diseño era sencillo, así que lo hice a ojo, pero si quieres hacer algo más complicado tendrás que copiar el dibujo a escala.



Un par de detalles a tener en cuenta: Si lo haces con un lápiz blando tendrás que tener cuidado y ser preciso, porque manchan bastante, pero tienen la ventaja de que después será más fácil borrarlo. Para esto lo mejor es una goma blanda (lo sé porque casi se me caen los brazos intentando borrar el lápiz HB con una goma dura jaja)
Y llega la mejor parte: pringarse con las pinturas. Que no te engañen: no hace falta vender un riñón para poder comprar pinturas acrílicas, puedes hacerlo con otras más económicas. Yo usé un bote de pintura blanca mate de interior, con un kilo tuve más que de sobra. Aparte compré tubos de colorantes y fui mezclando para conseguir los tonos que necesitaba. También sé de gente que usa témperas y les da muy buenos resultados ;) 

Lo suyo es empezar por el fondo, pero yo no tenía que pintarlo (la pared ya era verde), así que empecé por el tronco y las ramas, ya que era la superficie más grande. 
Y aquí viene otra cosa importante: los pinceles. Conviene gastarse un poco más en unos pinceles decentes que estar quitando pelos de la pintura a cada rato. 
Después del árbol seguí pintando mis golondrinas moradas, que por cierto las copié del dibujo de una camiseta.
Dejé los detalles pequeños para el final, y usé un pincel pequeño y duro para perfilar.



Por último le dí un toque primaveral al dibujo llenándolo de flores de almendro.
Aquí tenéis el resultado final, aunque sinceramente, creo que las fotos no le hacen toda la justicia que deberían, pero aún así estoy muy contenta con mi tan esperado mural!!




4 comentarios:

  1. Te quedo muy lindo! que envidia, se nota que tienes talento
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas!

    Te quedo muy muy bien!! Me gusta mucho!
    Eres una artistaza!!

    Cual será tu próximo proyecto?
    Algún despacho en concreto? jeje

    Un beso fuerte!!

    ResponderEliminar
  3. Todos los dibujos son tuyos? Me gusta mucho como dibujas =)
    El verano pasado también hice un mural en la pared de mi habitación. Los pasos que has seguido son los mismo que hice yo... solo que mi dibujo es totalmente diferente.
    Te sigo... a ver si algún día me animo a subir mis dibujos en un blog. ^^

    ResponderEliminar
  4. QUÉ PRECIOSIDAD! me encantó cómo te quedó, yo también querría tener una habitación así de bonita, pero por desgracia yo no pinto tan bien :)

    ResponderEliminar